Translation

Frases

domingo, 14 de septiembre de 2014

BEBIENDO EN LA RED de Septiembre II

Muy bueno, hay que contratarlo.


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Monica en Rumania

Hola a todos.
Ya conocéis a mi compañera de trabajo Monica, se fue a una boda en Bucares y se acordó de mi.



lunes, 8 de septiembre de 2014

‘Obsessionistas’, la historia de los coleccionistas y los objetos que atesoran

Kate Farley colecciona autobuses de juguete y no le vale cualquiera. Tienen que se rojos y de dos pisos, los clásicos autobuses de Londres que han dejado de ser vehículos públicos para convertirse en una institución.

Cuanto más gastados, más le gustan. No los cataloga, no presta atención al número de serie de cada ejemplar ni al valor económico. Comenzó en 1997 cuando se mudó de Birmingham a Londres y el transporte se volvió una constante en su rutina diaria. Ahora tiene 15 reproducciones, la última que adquirió fue un modelo que se fabricó con motivo de las olimpiadas este verano: “Es el único nuevo, incluso tiene caja. Con ese me sentí obligada”.

Walkie-talkies de la colección de Eric Wrobbel
Sarah Peel ve su colección de azucareros antiguos como una consecuencia de la afición de su madre por las gangas de los mercadillos. “No estoy obsesionada, pero sí enamorada”, declara.

El famosísimo fotógrafo Martin Parr colecciona objetos con la cara de Osama Bin Laden, pero también los tiene con la cara de Margaret Thatcher, relojes en los que aparece Saddam Hussein y artículos relacionados como Obama: “Es la misma colección, pero en diferentes capítulos”.

Obsessionistas es una página que reúne colecciones y coleccionistas, que desgrana la historia entre los objetos y las personas que los atesoran. “Lo que deciden coleccionar refleja sus valores y dice mucho de quiénes son. Creemos que en un mundo de yo también, de estilos de vida homogéneos, de productos y marcas. La individualidad se puede expresar, al menos en parte, a través de las obsesiones particulares”, dicen Graham y Helen Powell, el matrimonio inglés que creó la web en abril de 2011.

En la galería de coleccionistas incluso se pueden trazar paralelismos entre ellos y lo que poseen: queda claro que quien colecciona broches tiene un perfil muy diferente del que reúne uniformes de azafatas. Los fundadores de la página la describen como una “web cultural” que explora el papel de una serie de objetos en la vida, la herencia compartida, la historia del diseño y la creatividad. Los entrevistados hablan de transistores, bolsas para el mareo, robots de cocina, pelotas saltarinas… La colección es una excusa para ahondar en experiencias vitales, cuestiones familiares, el trabajo, los amores y los odios. Después de la lectura, los objetos hablan por sí solos.

Colección de planchas de Jay Raymonds
Objetos de la colección de Bin Laden de Martin Parr
Colección de mensajes de hotel de 'no molestar' de Edoardo Flores
Robots de cocina de Luiz Gustavo Miranda
Opinión de mis chupitos del mundo:
Todo en exceso es malo y si estoy de acuerdo de cada colecciona refleja a sus dueños. FRAN

jueves, 4 de septiembre de 2014

La Aventura de Imma por Alemania


Mi amiga del trabajo Imma Linares me ha traído 9 vasos de su viaje de vacaciones por Alemania, el viaje le gusto mucho y este fue su itinerario;

Alemania del Futuro al Pasado.
Viaje por Alemania recorriendo Frankfurt, Goslar, Wolfsburge, Leipzip, Nuremberg, Munich, Stuttgart y Herdelberg.

Imma
La ruta


martes, 2 de septiembre de 2014

BEBIENDO EN LA RED de Septiembre





domingo, 31 de agosto de 2014

Coleccionar implica investigación de lo contrario soís sólo un acopiador

“Dicen que los coleccionistas estamos un poco locos y… no se equivocan”, fue la frase repetida por todos y cada uno de los expositores que el sábado pasado -23 de agosto- se concentraron en el Museo de Artesanías para compartir sus valiosa piezas. Billetes, monedas, estampillas, medallas, postales, juguetes fueron los elementos de los que se pudo disfrutar pero; lo cierto es que “uno puede coleccionar cualquier cosa. Es más, muchas veces lo que para algunas es considerado basura para otros puede ser una pieza de incomparable valor”, dijo Daniel Naput quien de alguna manera comenzó en Corrientes con el grupo de coleccionistas que se reúne y comparte esta pasión.

La Expo coleccionista es un evento que congrega a cientos de numismáticos y filatélicos entre otros coleccionistas que tienen allí la oportunidad de intercambiar los elementos que coleccionan y conocer y compartir un buen momento con aquellas personas tanto de Corrientes como de la vecina provincia del Chaco y otras localidades que comparten la misma afición. Hoy, el grupo está integrado por poco más de 20 personas aunque se trata de una cantidad que varía. “Siempre hay algunos que ingresan y otros que salen, se trata de un número muy inestable porque es una actividad que las personas realizan en los momentos libres y que paradójicamente, lleva mucho tiempo”, aclaró.

Esto, porque no se trata de acopiadores de elementos. “El coleccionista –aclararon- se interesa por el elemento que tiene frente así e investiga sobre ello. Y esto, demanda tiempo y lo que es importante, aporta conocimientos a quienes lo hacen con responsabilidad. No se trata de tener un montón de elementos sin saber de qué se trata sino todo lo contrario”, explicaron en diálogo con La Correntina.

Para los coleccionistas, el valor económico si bien es importante no es lo primordial. Hay piezas que pueden valer fortunas pero que sus propietarios no cambiarían por absolutamente nada. El valor histórico o sentimental que tienen para sus propietarios es más importante que cualquier cantidad de billetes. “A menos que tengamos la pieza repetida. Entonces sí la comercializamos o permutamos”, dijo Carlos Micheli quien en esta oportunidad llevó a la exposición el primer sello del país que fue, precisamente correntino.

Micheli también colecciona estampillas y para él el coleccionismo es una pasión que heredó de su padre y a la que dedica mucho tiempo. Si bien no tiene descendientes, espera que sus sobrinos puedan seguir con esta tradición familiar.

En lo que respecta a Naput comentó que su pasión coleccionista inició en la adolescencia. Su colección la inició con monedas antiguas y hoy ya suma varias medallas correntinas. “Es apasionante, difícil de explicar todo lo que genera ser un coleccionista de raza”, expresó el médico correntino quien mostró no sólo monedas sino también billetes.

De la exposición también participaron filatélicos que expusieron sus colecciones de sellos postales, y personas dedicadas a tarjetas postales y juguetes antiguos, entre otros objetos. Para cada uno de los expositores, sus elementos son únicos y excepcionales. Es más, muchos de ellos llevan décadas guardando y estudiando sobre ello. Y, la mayoría de ellos se inició con una pequeña pieza que sirvió de disparadora para interesarse e introducirse cada vez en este atrapante mundo del coleccionismo.

Lo importante de cada elemento –explicaron a La Correntina, es el valor documental que puede aportar lo que no siempre está directamente relacionado con los años que tiene esa pieza. “Las piezas más antiguas no son siempre las más valiosa, es una concepción errónea que tiene la gente cuando comienza a coleccionar. El valor va más allá. Para que una pieza sea realmente valiosa debe ser rara, difícil de encontrar, tienen componentes que la hacen única y allí radica su valor”, explicó Naput, quien atesora monedas argentinas pero además medallas correntinas.

El grupo, cabe destacar, primero se inició con los coleccionistas de monedas quienes incluso van guiando a jóvenes que se inician en este desafío. Pero; después fueron acercándose personas que coleccionaban otros elementos.

Sin lugar a dudas que la curiosidad y la necesidad de saber más es un factor importante para los coleccionistas. “Siempre se empieza acopiando sin distinción. Con el tiempo, las personas afinan su búsqueda y se pasa de ser un coleccionista novel a ser un especialista que busca sólo monedas nacionales, billetes de un período particular o bonos de campo”, explicó y agregó que esa distinción uno la va adquiriendo de acuerdo al estudio que realiza de los elementos que colecciona.

“Lo mío comenzó por un enfermero, tenía una historia atrás, en su caso fue después de que falleció su esposa. Se sentía deprimido y encontró en el coleccionismo una manera de descargarse, así se convirtió en una pasión para él”, recordó Naput y añadió: “Yo comencé gracias a este enfermero en la secundaria, con monedas argentinas. Luego me dediqué a buscar piezas cada vez más importantes y así comencé”, recordó.
Pero un tiempo después terminó enamorándose de las medallas. Sobre todo las correntinas. Hoy, está en condiciones de afirmar que “no hay un catálogo de medallas correntinas como sí hay libros dedicadas a las monedas, entonces nunca podré saber en qué tiempo se comenzó en Corrientes a realizar medallas. Tengo varias muy antiguas de la Guerra de la Triple Alianza o la Batalla de Pago Largo, era habitual hacer medallas en esas épocas”, explicó Naput. También posee medallas realizadas en 1913 conmemorando la inauguración de la Mansión de Invierno de Empedrado o del Banco Hipotecario Nacional de Corrientes, entre tantas otras. Eran medallas –explica- que en muchas ocasiones se las utilizaba como dinero.

Lo cierto es que en las reuniones que mantienen los coleccionistas correntinos comparten todo. No sólo los elementos que tienen para exponer sino sus experiencias, sus temores y sus ansiedades. Hay algunos que reuniones tras reuniones van detrás de una pieza que el propietario no pretende comercializar pero, de todas maneras, siguen insistiendo. Situaciones como éstas y las ganas de compartir son algunas de las que los convoca, los une y los identifica.

Coleccionismo
El coleccionismo es una afición que consiste en la agrupación y organización de objetos de una determinada categoría. Como el coleccionismo depende de los gustos de cada una de las personas, algunos se centran en un aspecto particular de un área más amplia (como las monedas de oro españolas), mientras que otros buscan una mayor amplitud (como las monedas de todos los países).
Algunas colecciones se pueden completar, al menos en el sentido de tener una muestra de cada uno de los artículos de la colección (como puede ser una copia de cada uno de los libros que ha escrito Agatha Christie). Los coleccionistas que intentan completar las colecciones a veces se conocen como “completistas”. Tras completar una colección, pueden abandonar el coleccionismo, expandir la colección para incluir artículos relacionados o comenzar otra colección que a lo mejor no tiene nada que ver con la completada. El gran distintivo de los coleccionistas es el estudio y la investigación sobre los elementos que deciden coleccionar de lo contrario sólo serían acopiadores.

Algunos estilos de coleccionistas
Bibliofilia: coleccionismo de libros raros y curiosos
Calendofilia: coleccionismo de calendarios de bolsillo
Cartofilia o deltiología: coleccionismo de postales
Conquiliología: coleccionismo de conchas de moluscos
Filatelia: coleccionismo de sellos, sobres y otros documentos postales
Filolumenia: coleccionismo de cajas de fósforos (cerillas)
Glucofilia o glucosbalaitonfilia: coleccionismo de sobres de azúcar
Loterofilia: coleccionismo de décimos y series de lotería nacional
Muñecofilia: coleccionismo de muñecas
Notafilia: coleccionismo de billetes
Numismática: coleccionismo de monedas
Placomusofilia: coleccionismo de placas de cava
Scriptofilia: coleccionismo de documentos antiguos
Ululofilia: coleccionismo de lechuzas y búhos
Vitolfilia: coleccionismo de anillas de puros

Opinión de mis chupitos del mundo: 
Con este artículos podemos darnos cuenta lo que significa ser un coleccionista, estoy totalmente de acuerdo, FRAN

Fuente: http://www.naineckprensadigital.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...