lunes, 12 de octubre de 2009

SUVA. Emprenderores Valencianos

Las vueltas que da el negocio y siempre a orilla de playa y con los pies en la arena. De tener una discoteca a una muy completa línea de ropa no parece haber, precisamente, apenas un paso, ni dos. Pero los emprendedores socios valencianos del muy conocido bailadero Suva, instalado desde hace un año en Tucacas, dieron el salto y la fortuna estaba allí, sonriendo.
Esta historia de noches de animada jerga playera comenzó un tanto retirada, aunque no mucho en realidad, de la costa, en Valencia. Seis amigos sin la más mínima experiencia en asuntos de manejos de bares ni administración de locales, decidieron apostar a la concepción de un establecimiento que incorporara lo que siempre quisieron recibir en sus rondas por la ciudad: informalidad y buen trato. Y lo más importante, mar.
Tanto que quien acudía a aquellas veladas pisaba y bailaba, literalmente, sobre blanca arena. Lautaro Cano, Israel Sabaté, Rodolfo Marcano, Dino Caló, Antonio Carpico y Domingo Alfonso bautizaron Suva a su criatura y el empujón del éxito los llevó bien pronto a situarse, esta vez sí, en el propio corazón de la fiesta playera del centrooccidente del país: la muy congestionada Tucacas.
La imagen vende
En febrero del año pasado Suva se estrenó en pleno carnaval en el Complejo Turístico Caribbean Suites, la sede original de Valencia cerró sus puertas y el trabajo pasó a concentrarse hasta hoy en la rumba del fin de semana y el desborde de los días feriados y las vacaciones.
Algo más había que hacer. Antonio Carpico y un nuevo asociado, Humberto Turinese, se plantean aprovechar la fresca imagen gráfica y del concepto de Suva para probar otro negocio que tampoco conocían. 'Contactamos a unas costureras y exploramos primero con vestidos playeros y camisetas para mujeres. El primer lote no duró cinco días', se entusiasmó Turinese recordando el estreno de la línea Suva Girls: 'Lo vendimos en Valencia, entre los amigos clientes del bar. Se corrió la voz, la demanda aumentó y nos contactaron de las tiendas Kahwas de Maracay y de la Sport Locker de Barquisimeto. Ahí vimos que la cosa ya era en serio'.
Y lo era. La prueba de iniciación se hizo en enero de este año y ya pasan de sesenta modelos repartidos en una línea playera y otra casual cada una con versiones para ambos sexos. Carpico y Turisene esbozan las ideas y la diseñadora Alejandra Ortiz las pule para transformarlas en realidades que van desde franelas estampadas, franelillas, trajes de baño, faldas, suéteres, shorts, pantalones largos y pescadores; utilizando tanto atractivas telas sintéticas como el noble y cómodo algodón.
'La renovación es constante. Tenemos siempre de 15 a 20 modelos nuevos cada mes'. Olas, palmeras, delfines, naturaleza de playa y sol determinan la concepción de piezas que son realizadas finalmente en talleres de Caracas y Valencia: '100% venezolana', se ufanó Turinese: 'Las cosas han marchado bien'. Hasta se han ocupado de un segmento de público desatendido: 'Tenemos un modelo de traje de baño que es a la cadera y que arriba es como una guardacamisa que llega casi hasta el ombligo. Ese lo buscan mucho las chicas surfistas porque es muy práctico para ellas y la verdad es que se ve poco en las tiendas. Ahora es una especie de boom en Valencia'.
Lo que viene es obvio: la tienda en su ciudad y empezar la incursión caraqueña. 'El 30 de noviembre abrimos nuestro local Suva Shop en la urbanización El Viñedo, en la llamada Calle de los Cafés. Será en la misma onda de playa, con exhibidores en forma de muelle y con palmeras y arena. Y esperamos comenzar la distribución en Caracas el año que viene'. Nada mal para tratarse de un experimento comandado por un administrador estudiante de Comunicación Social y para un diseñador industrial. Ni para un grupo cuya edad promedio es apenas 26 años.

No hay comentarios :