jueves, 7 de enero de 2010

Curiosidades de Tokio... Parte 1

Quien más y quien menos, por poco observador que uno sea, cualquier persona que visite Japón se dará cuenta de muchas curiosidades, extravagancias y fuertes contrastes.
Además del escaso uso de las tarjetas de crédito y del sorprendente desconocimiento de otros idiomas, veamos algunas curiosidades de los japoneses:
El silencio japonés
Los japoneses son extremadamente silenciosos y una de las cosas que más les llama la atención (y menos les gusta) cuando viajan a otros países, sobre todo a España, es lo alto que se habla y lo ruidosa que es su gente.
El gusto por el silencio les lleva al extremo de que en lugares como el metro o los trenes está prohibido utilizar el teléfono móvil para llamar, lo que hace que los japoneses fijen la vista en sus pantallas para jugar o escribir mensajes.
¿Prohibido fumar?
Sin duda uno de los grandes contrastes que se aprecian en Tokio (y en todo Japón) son las leyes respecto al tabaco. Mientras que en algunas calles y parques está prohibido fumar, hay lugares como los restaurantes donde esta medida no se aplica. Más sorprendente aún es encontrar ciertos vagones para fumadores en los Shinkansen de Tokio a Kioto.
Extremadamente ordenados
A los japoneses les encanta hacer colas y especialmente respetarlas. No es raro que andando por la calle o en el metro te detengas y la persona que va detrás tuyo se quede esperando a que avances. Les cuesta mucho esquivar obstáculos.
Bares con gatos y alquileres de perros
Aunque les encantan los animales, los agotadores horarios laborables y las casas extremadamente pequeñas hacen que muchos japoneses opten por no tener mascotas. Como todo tiene solución, para suplir esta carencia muchos recurren a los bares con gatos o a los alquileres de perros.
Si queréis hacer una de estas actividades típicamente japonesas, debéis mentalizaros de tener que pagar una suma de dinero considerable a la vista de un occidental. Alquilar un perro en Odaiba tiene un coste de 2.500 yenes la hora. Si queréis que la velada sea perfecta, podéis llevar a cenar a vuestro perro a alguno de los restaurantes con menú canino.

1 comentario :

Marta y Hiro dijo...

mencanta Japon, vuelvo en octubre, y lo que mas me gusto es el respeto y el silencio, el ir en un metro y no escuchar nada es... no hay palabras para describir la perfeccion ;)