lunes, 4 de julio de 2011

El mezcal y su gusano

El mezcal no es tequila, así que no los confundas. Si
es cierto que guardan ciertos parecidos, pero el mezcal se elabora con una mayor variedad de plant
as de agave, así como con especias. En ocasiones se embotella con un gusano dentro como muestra de su potente volumen de alcohol.
Se trata de una bebida típica del estado sureño mejicano de Oaxaca que se elabora desde hace mucho tiempo, y de ella deriva el vino de Mezcal, propio del Estado de Jalisco y que actualmente se conoce como Tequila, en honor al pueblo de origen.
Según el periodo de reposo, podemos clasificar al mezcal como: Añejo, cuando pasa menos de un año en barrica; Reposado, cuando está entre dos meses y un año; y Blanco cuando no tiene color y ha reposado menos de dos meses.
Como mencioné antes, a diferencia del tequila que se puede elaborar únicamente con agave azul, el mezcal puede elaborarse con hasta veinte variedades distintas de agave o manguey (nombre que los exploradores españoles dieron a la planta).
El gusano que encontramos en algunas botellas es propio de la planta, de hecho no es muy buena señal que las plantas tengan este tipo de larvas, ya que modifica su sabor y de hecho los mezcales buenos no traen gusano.
Al parecer esta práctica proviene de mediados del siglo XX, siendo un tal Andrés Paniagua y Jacobo Lozano, los creadores de Gusano Rojo y Dos Gusanos, los primeros en añadir el gusano a la botella de mezcal. Hoy en día son varias las marcas que continúan con la práctica.

2 comentarios :

Miguel Ángel, "el Yayo" dijo...

Ya me puedo acostar hoy, ya se una cosa mas. Interesante blog.

Francisco Soler dijo...

Gracias