sábado, 7 de enero de 2012

Impacto de Internet en el coleccionismo

Hace veinte años, para el comerciante el poder llegar a cierta gente ya era todo un logro y prácticamente le aseguraba una porción del mercado disponible. 
 Por ejemplo, si en una ciudad solo había un comercio dedicado a la numismática o filatelia y en las ciudades o pueblos de alrededor no tenia competencia, este comercio podía poner los precios que quisiera, la oferta la dictaban ellos, y además, tenia casi asegurada la clientela. Ya que los clientes no se podían ir muy lejos a hacer unas pocas compras; no les salía rentable el desplazamiento. 
Antes, solo se podía acceder a la información que encontrábamos en las librerías, comercios dedicados o a la que nos proporcionaban los pocos coleccionistas que conocíamos de la zona donde vivíamos. Y en muchas ocasiones, para cosas muy concretas no daba suficiente. Esto, ahora ha pasado a la historia. 
Quien dice coleccionismo numismático o filatélico, dice arte, porcelana, esculturas o cualquier otro objeto que sea el motivo de nuestra colección. 
¿Pero como ha influido concretamente esto en el mundo del coleccionismo? Como todo en esta vida, o casi todo, tiene su lado bueno y malo. A continuación exponemos las que nosotros hemos encontrado, si creéis u opináis que hay más, menos o diferentes, podéis opinar en los comentarios. En los que estaremos encantados de conversar sobre ello.

Parte negativa:

  • Han aparecido una gran cantidad de individuos sin escrúpulos que intentan aprovecharse de los coleccionistas. 
  • Solución: estar bien informado. Sobre la pieza de colección que esta en juego y sobre la reputación del individuo. 
  • Un coleccionista serio, estará avalado por otros. Muchas fuentes de información no contrastada e incorrecta. 
  • Solución: contrastar diversas fuentes de información. Es muy sencillo y se puede hacer rápidamente. 
  • No se puede tocar y "sentir" con las manos la pieza de colección que vamos a comprar.
  • Solución: no tiene. Como mucho se puede suplir, de alguna manera, al adjuntar imágenes, vídeos y muchos datos a la oferta de la pieza. Aquí entra como valor añadido la reputación y confianza que se ha ganado el vendedor. 

Parte positiva:

  • La oferta se ha disparado y por tanto se pueden encontrar piezas de colección a un precio mucho más asequible. 
  • Se ha abierto la veda a la compra-venta o intercambio entre coleccionistas directamente. Sin intermediarios. 
  • La posibilidad de acceder a comercios y casas de subastas \"prestigiosas\" y de reputación desde nuestra propia casa. 
  • Una gran comunidad de coleccionistas ya están compartiendo sus conocimientos y experiencias. Nos evitamos recorrer todo el camino solos y desde cero. Podemos aprender de la experiencia de otros. 
  • Se puede promocionar mucho más los eventos como exposiciones, ferias, convenciones... 


A pesar de que la parte positiva es mayor y las partes negativas se pueden superar facilmente, el mercado tradicional no va a desaparecer. Al menos no corto plazo. ¿Por qué? Muchos coleccionistas, al menos en el caso de la numismática y filatelia donde más experiencia tenemos, son de la vieja escuela. Según nuestra experiencia, no tenemos datos empíricos, los coleccionistas que suelen acudir al mercado tradicional (tiendas, mercadillos...) son personas con poca formación en el mundo de las TIC. Es normal que no se sientan cómodas comprando o vendiendo por Internet, o simplemente participando en foros.
Además, de los que solemos usar Internet, ¿quien no ha disfrutado viendo las piezas que se exponen en los mostradores de las tiendas, en los mercadillos o en las subastas a las que hemos podido asistir personalmente? Seguro que todos hemos acudido a él a comprar en alguna ocasión. El que se utilice la herramienta de Internet no elimina ni descarta el mercado tradicional. Pero ojo, aquí en Coleccionismo21.com creemos que el mercado tradicional SI se tiene que adaptar y actualizar al nuevo entorno. Ahí es donde entra el debate ¿cómo lo deberían hacer?

No hay comentarios :