miércoles, 6 de junio de 2012

Opiniones sobre Coleccionismo... Parte 6º

Coleccionistas y miniaturas de coches
Opinión: Deprisa.net


Me llaman bastante la atención esos anuncios que están por venir por aquello de la vuelta al cole sobre colecciones en los kioskos de cosas tipo “muñecas mariquita perez”, “dedales de colección”, “miniaturas de perfumes”, “monta tu brontosaurio” y similares que además, si te pones a calcular el precio de los fascículos, salen por un ojo de la cara y no tienen demasiado interés para el coleccionista real si no fuera porque estoy seguro de que muchas de esas colecciones se quedan sin terminar por parte de los editores y algunos de sus fascículos se convierten por ello en rarezas imposibles.
Tampoco tiene demasiado interés en mi opìnión la versión a crédito del supuesto coleccionista de galería: te venden una vajilla o un reloj supuestamente buenísimo y lo que hacen es clavarte un precio más alto por aquello del “sólo 30€ al mes”, eso no es coleccionar, eso en mi opinión es comprarte algo que en realidad no podrías pagar y que de hecho ni siquiera sabías que existía o te habías planteado necesitar… Pero luego estarían esos otros que se dedican a almacenar imanes de nevera, madelmans, botellas de aceite, estampitas, antiguallas o lo que sea, hasta el punto de hacer impresionante algo de uso común. 
Algunos de estos tipos me parecen unos chalados -no muchos- pero generalmente hay otros que realmente tienen colecciones muy interesantes como discos de vinilo, carteles de cine, maquetas bélicas, trenes… Yo mismo por ejemplo me quede embobado viendo una maquetita en el simo con su agua y todo o en el corte inglés con una pista de scalestrix o como se escriba que había enorme. 
Aunque no lo sepamos, mucha gente hemos hecho pequeñas colecciones. Yo nunca me he creído coleccionista de nada en teoría, pero si me paro a pensar sí he coleccionado (más bien almacenando y ya no sé ni dónde andarán muchas cosas) chapas, cromos -un par de albumes al año-, relojes, desengaños, legos, consolas, videojuegos, libros, gadgets, fotos, tarjetas de visita, botellitas de whisky de los aviones -hasta que mi madre me las tiró todas porque no era una buena colección de adolescente-, perfumes, alegrías, polos iguales de distintos colores… Por ejemplo una foto de una parte de mi mesa ahora mismo me recuerda que también tengo decenas de muñequitos de esos que venden en eBay y Fnac y también podrían considerarse una mini colección. 

Yo creo que la gente empieza a coleccionar por varias razones: 
Coleccionar porque queda chic, por ejemplo un super rico al que le puede dar por comprar cuadros pese a que nunca le ha gustado el arte (los hay como Tita o la Duquesa de Alba que sí aman el arte realmente, pero no son todos). 
Coleccionar por aburrimiento: gente que necesita ocuparse en algo en vez de estar viendo la tele y busca por ejemplo distraerse recopilando y estudiando armas. 
Colecciones que derivan de hobbies: por ejemplo si te gusta hacer maquetas y te pones a ello a lo bestia, como te descuides al cabo de unos años puedes tener líada la batalla del Dniéper en tu salón. 
Por naturaleza humana y acumulación: el hombre tiende a acumular cosas. Y si son cosas bonitas mejor. Sería el caso de la gente que colecciona relojes de lujo (o buenas replicas “pata negra”, que sí se pueden pagar). 
Porque nos hace sentir bien: coleccionar legos o muñecas por ejemplo nos puede hacer rememorar la infancia y tener un pequeño rincón o momentos especiales.
Por consumismo: casi todos tenemos de todo, así que llega un punto en el que nos creamos “necesidades” artificiales. Si eres consumista coleccionar es una buena manera de crearte necesidades que satisfacer 

A mí últimamente y casi sin darme cuenta he descubierto que me ha dado por almacenar maquetas de coches 1:18. Es una manera de pasearse por ebay o por los centros comerciales y tener siempre algo que te podría interesar mirar. Todo empezó con un par de bmw que pillé por casa de mis padres, de esos muy bien hechos que te dan en los concesionarios cuando compras un coche. Después me regalaron un par de Beetles, compré un par de vespas miniaturas y un ford T, más tarde una furgoneta VW T1 hippy, hace unas semanas metí en el carro un “mini” que ví en Hipercor y hoy me ha llegado -ya que no podía comprarmelo de verdad- un Alfa romeo 8C en maqueta que me encanta y encontré por Internet. 

Una vez que ya tienes 6 o 7 miniaturas mola tenerlas por ahí y es curioso ver un coche igual en “grande”. Hoy mismo he pensado cuando he visto un alfa mito, umm, voy a cogermelo en maqueta si lo encuentro por ahí… No es que sea un coleccionista en realidad, pero me gustan estas miniaturas porque me gustan los diseños de algunos coches y como evidentemente no puedes tener 7 coches y en mi caso tampoco puedo permitirme un Aston Martin pues poder verlos aunque sea en pequeño, como quien pone en un rincón un tronco de brasil o conserva un huevo de Fabergé, pues mola. Ya que no me atrevo a comprarme una vespa, pues tengo una pequeñita debajo del monitor… No sé, el caso es que os aseguro que las maquetitas terminan viciando un poco y si encima te metes por webs o en el canal modelismo de forocoches ya la has liado porque hay gente que tiene auténticas maravillas y es como que siempre encuentras un modelo de coche que te gustaría tener. 

Hay marcas con un nivel de detalle absolutamente increíble, como los CMC (entre 200€ y 500€), pero en general cualquier modelo de BBR, Kyosho, Artmodel, exodo, Bburago, Mashito o Hotweels (no son los coches miniatura de los anuncios) están muy conseguidos a unos precios más que asequibles para cualquier bolsillo. Si te apetece almacenar cosas, las miniaturas de coches son una de las cosas más divertidas e interesantes que he probado.

No hay comentarios :