martes, 20 de enero de 2015

Ibiza, isla del amor, del trance y del placer


Aunque las generaciones más jóvenes no compartan del todo la información, Ibiza ha sido siempre y será mucho más que playa, discotecas cool, fiesta y macro-clubs. Las maravillosas Islas Pitiusas en general y muy especialmente el nordeste ibicenco, continúan ofreciendo auténticos oasis de paz en pleno Mediterráneo, con espesos bosques de pinos ancestrales y rincones costeros de belleza hechizante. En buena parte de la geografía ibicenca podremos encontrar vastísimas extensiones de higueras, olivos y almendros que nos permitirán evadirnos en apenas minutos del bullicio en ocasiones extremo de los famosos resorts de la isla y nos zambullirán con su encanto rural en la auténtica sustancia de Ibiza: la naturaleza virgen y el buen vivir.


Su gran personalidad y un cierto aire de isla griega confieren a Ibiza un estatus especial entre todas las Baleares. La isla es un magnífico ejemplo de interacción entre ecosistemas marinos y costeros, contando con praderas únicas de la endémica alga Posidonia, fundamental para la conservación de su rica diversidad marina. Ibiza conserva además importantes vestigios de su larga historia, en especial del periodo fenicio-cartaginés, destacando el asentamiento de Sa Caleta y la necrópolis del Puig des Molins. Si esto no basta para demostrar, como bien apunta la UNESCO, que Ibiza es una auténtica simbiosis entre cultura y biodiversidad, te recordamos que más de 85 km² de la isla están considerados como lugar Patrimonio de la Humanidad desde 1999. Si buscas naturaleza y cultura en tus viajes, no tendrás que irte muy lejos, sumérgete en los principales atractivos de esta perla mediterránea y te convencerás.

No hay comentarios :